Reflexión sobre la alimentación “dominante”

La reflexión arranca del libro “El hambre que viene” del autor Paul Roberts, que habla de los cambios que se han producido en el sector industrial de la alimentación, desde antaño hasta nuestros días, y reflexiona sobre las consecuencias que esos cambios tienen en la sociedad tal y como hoy la conocemos. El alimento se ha convertido en un producto más del mercado, y se trata y se manipula más allá de su valor nutritivo. Al fin y al cabo, el negocio de la venta de snacks, ofrece unos márgenes relativamenbte altos y unas cifras de facturación muy interesantes desde el punto de vista lucrativo.

“El hambre que viene” del autor Paul Roberts

Lo que está pasando en muchos paises, como China, es que la implantación de estos nuevos productos artificiales propios del primer mundo , esta provocando que la cocina tradicional regional, se esté sustituyendo por una dieta mundializada de alto contenido calórico. Tal y como ha pasado en EEUU y Europa en los años 1980-2011. El uso masivo y abusivo de edulcorantes y aditivos varios, hace que obtengamos unos alimentos mejores en apariencia, pero peores, o cuanto menos dudosos, desde el punto de vista sanitario. Ello, asociado al ritmo de vida sedentario que se extiende y generaliza en nuestra sociedad, hace que surjan las llamadas enfermedades de la opulencia: enfermedades como la obesidad (antes de 1980 se hablaba como mucho de sobrepeso), enfermedades cardiovasculares, diabetes, etc.

Sobre la sociedad del riesgo, debemos hacer referencia a dos conceptos o ideas, que son defendidos, entre otros autores, por el Dr. José Esteve Pardo, profesor de Derecho Administrativo de la UB. Se trata de la distinción del concepto de peligro, de origen natural, del concepto de riesgo, de origen humano. En relación con el tema que nos ocupa, hemos superado el peligro de sufrir una hambruna, una mala cosecha, o lo que se conocia como periodod de vacas flacas. Pero al superar esos peligros con nuestra actividad (tecnologia agropecuaria) hemos creado una serie de riesgos, cuyas dimensiones están aún por determinar. Tenemos exceso de alimentos pero, ¿a qué precio? Muchas de las consecuencias de la utilización de ciertos aditivos y ciertas prácticas no se manifiestan hasta pasado unos años ,y en ocasiones, sigue siendo dificil determinar con exactitud esa relación causal entre el daño producido, y la acción de un determinado producto.

Lo hasta aquí escrito, no es más que una pincelada de los muchos debetes y reflexiones que se pueden extraer de este interesante libro “El hambre que viene” de Paul Roberts, sobre la alimentación “dominante” y la mundialización de una dieta que no es precisamente la mejor de todas.

Anuncios

One thought on “Reflexión sobre la alimentación “dominante”

  1. El mundo en el que vivimos tampoco nos deja mucho tiempo para pararnos a pensar que comemos o dejamos de comer. Están en las estanterias de los supermercados, y simplemente, te hacen ahorrar un monton de tiempo. Y si no, hay muchos sitios de comida rápida distintos que donde puedes comer si solo tienes media hora para ello.

    Lo malo es eso, que por falta de tiempo y por el estres de la vida que se lleva hoy en día, sacrificamos en muchos aspectos nuestra salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s