Políticas de ajustes y recortes -vs- un mercado interior fuerte.

A largo de estos días, hemos podido observar titulares que reflejan la preocupación del Gobierno español (y de otros países), de reducir el déficit del PIB hasta el 5,3% durante este año, mientras que el FMI alerta de su preocupación o su desconfianza de que, no logren el objetivo fijado.

Bajo estas circunstancias se están llevando a cabo numerosas medidas de ajustes en el gasto (recortes) y de flexibilización laboral (reforma laboral). Pero tal vez los Gobiernos deberían poner el acento en los ingresos, para procurar que estos aumentaran de modo que se pudiera sostener el Estado de bienestar y social, tal y como lo conocemos. Incluso con la perspectiva de mejorarlo progresivamente, para hacerlo más eficaz, más social y más sostenible. Responsabilidad social corporativa, me decía un amigo, refiriéndose al ámbito privado sobre esto último.

Sin embargo, lo que se está consiguiendo con estas medidas, es ahogar más la capacidad de los Estados para generar ingresos. Y es que de lo que se trata es de fortalecer un mercado interior, que es el que nutre y crea riqueza a un país como España, donde el 85% de las empresas son PYMES. Las pequeñas y medianas empresas, son la fuente principal de riqueza de nuestro país, por cuanto son las que generan en su gran mayoría empleo, y por tanto, las que generan el consumo que sirve para engrasar la maquinaria sobre el que se basa nuestro sistema económico.

Por eso choca que los Gobiernos y las autoridades como el FMI, se empeñen en ahogar o limitar la capacidad adquisitiva de los consumidores, y en definitiva en debilitar los mercados internos de los países. Algunas corrientes de pensamiento neoliberal, opinan que para que la economía sea más productiva, los precios de los productos que se producen y que se consumen, han de bajar. Y una forma que tienen las empresas de bajar los costes a la hora de producir, es reducir el salario del trabajador, convirtiéndolo en una mercancía-coste más de la cadena. A nivel microeconómico tal vez si que sea un coste que sirva para aumentar la productividad. Pero a nivel macroeconómico es necesario que existan trabajadores con un buen sueldo y con la capacidad adquisitiva suficiente para sostener el mercado, y el Estado.

Y los Estados necesitan una economía fuerte para poder disfrutar de un sistema de ingresos (vía impuestos, principalmente IRPF, IS e IVA) para poder seguir invirtiendo en el mal llamado gasto social (educación, I+D+I, renovables…) y seguir así creciendo como país. También los Mercados verían recoger los frutos de un mercado fuerte no ahogado con tanto ajuste y recorte. No obstante, todo ello no será posible hasta que los intereses de unos pocos, aquellos que manejan el Mercado, dejen de estar por encima de los intereses del resto, que no dejan de ser los de la mayoría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s